Obra pictórica
 
 



Margaret Keane (1927-2017)

keane

Margaret Keane, artista estadounidense, nació en Tennessee en 1927. Es una retratista que pinta al óleo mujeres y niños principalmente. Su trabajo es muy reconocido por los grandes ojos de sus personajes. Atribuye a la relación con su abuela su profundo respeto por la Biblia y la inspiración de su arte. Keane tuvo que escapar de un infierno matrimonial que la convirtió en pintora en la sombra mientras su marido, Walter Keane, se atribuía el éxito de sus cuadros. Durante algo más de una década se convirtió, literalmente, en prisionera de su éxito. Él la confinó en casa a pintar, mellando su autoestima. El discurso naíf y la dulce cadencia con la que habla Margaret Keane contrastan con las turbulencias que sellaron su existencia hasta el día en que se hizo testigo de Jehová, a principios de los setenta.


Tras su primer matrimonio dio a luz en 1950 a su hija Jane, de la que hizo un retrato con unos ojos enormes. En 1955 se casó con Walter Keane y continuó perfeccionando su técnica y en 1959 pintó su primer cuadro profesional con ojos grandes. Walter Keane cerró su negocio inmobiliario y se dedicó a vender los dibujos y grabados de forma masiva en grandes almacenes, libros de cómic y revistas.
Margaret Keane junto con Walter Keane llegó a ser una de las artistas más populares en la década de 1960. La pareja apareció en la revista Life y realizó retratos de Zsa Zsa Gabor, Kim Novak, Adlai Stevenson, Natalie Wood, Robert Wagner, Joan Crawford y Liberace. Mandó retratos a la Casa Blanca de John Jr. y Caroline Kennedy. El cuadro de la familia de Jerry Lewis vestida como arlequines le llevó 2 meses de trabajo en Beverly Hills.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Video con selección de obras de la artista

 

Walter Keane no sabía pintar pero se publicitaba como el pintor de los cuadros. Margaret vivía encerrada como una prisionera y sus pinturas eran cada vez más tristes reflejando sus emociones. Los cuadros de Margaret se tornaron más oscuros. Niños llorosos en callejones nocturnos o asomando escondidos de cajas. La timidez patológica de Margaret hizo que durante 12 años todo el mundo creyera que los cuadros los pintaba Walter. Pero la casualidad quiso que un buen día se zanjase el engaño. Según la artista, "Una noche fuimos a un club de jazz donde él vendía los cuadros. Con su ritual habitual, me dijo que me quedara en un rincón y que no hablara con nadie para no avergonzarnos. Hasta que alguien se me acercó, la conversación derivó a la pintura y me preguntó: '¿Así que tú también pintas, como Walter?'. Ahí estábamos, en un bar lleno de pinturas mías. Me sentí humillada". En 1965 Margaret se divorció de Walter y ambos reclamaron los derechos sobre los cuadros. Margaret confesó en una entrevista radiofónica, en 1970, que los cuadros los pintaba ella y, por consejo de un reportero del San Francisco Chronicle, lo retó a un concurso de pintura en público en la Union Square de San Francisco. Él respondió demandándola -el juez lo desestimó por ausencia de pruebas- y ausentándose 12 años a Europa. A partir de 1974 sus obras recuperaron un estilo más alegre. Se casó con el escritor deportivo Dan McGuire y se mudó a Honolulu, Hawaii. Le quedaba otra guerra por librar: la recuperación de la autoría de sus cuadros. Walter aún paseaba por ahí presumiendo de artista. Para entonces, las galerías populares y los grandes almacenes despachaban millones de pósteres y platos reproduciendo sus imágenes. En una entrevista con la revista Life proclamó que ni Rembrandt, ni El Greco, ni Miguel Ángel pintaban los ojos mejor que él. Harta, en 1986 demandó a Walter Keane y al periódico USA Today porque decía en un artículo que la obra era exclusiva de Walter. En el juicio el jurado pidió a los dos que pintaran un cuadro con su estilo característico. Margaret Keane pintó un cuadro en 53 minutos. Walter Keane no pintó nada aduciendo que le dolía el hombro. El jurado le dio la razón a ella y le permitió firmar sus obras como Keane. Condenó a Walter a pagarle 4 millones de dólares por daños emocionales y menoscabo a su reputación.

>lewis

Margaret es considerada hasta hoy una de las más grandes artistas de la nueva estética, denominada "kitsch" de los 60´s y 70´s.
Ahora que se conoce más sobre su vida se entiende el cambio de sus obras a partir de la separación de Walter y su ingreso a la iglesia de testigos de Jehová. Muchos artistas copiaron su estilo y volucionaron a sus propios temas: Vicki Berndt, Misty Benson, Blonde Blythe, Carrie Hawks, Vicky Knowles, Jasmine Becket-Griffith, Gig, Maio, Eden, Eve, Goji, Franca, Lee, Sherle. En la actualidad, Keane se contenta con saber que sus obras, que tanto rechazo han provocado entre los eruditos, hoy lleguen a alcanzar la cifra de 200.000 dólares. Una historia más de una gran artista con una historia triste…

 

Otros artistas publicados
César Manrique
Ramón Acín
Louis-Lebrun
Oswaldo Guayasamín
Maude Lewis
 

Obra pictórica


Big eyes


Serie: Big eyes


Serie: Big eyes



Natalie Wood



Joan Crawford


Joan Crawford